AGRUPACION FOLKLORICA TACOREMI CARRIZAL
  TRAJES TIPICO Y INSTRUMENTOS TRADICCIONALES
 
Un primer acercamiento a la realidad en Canarias de los trajes típicos y de los indumentos tradicionales.
 
 


Antes de iniciar cualquier comentario sobre las indumentarias tradicionales quiero dar un cordial saludo de bienvenida a todas aquellas personas que se acerquen a esta sección de ‘Vestimentas’ de la revista virtual ‘Bienmesabe’. Este nuevo medio de comunicación nos ofrece una oportunidad única a todos los amantes de este amplio mundo de los indumentos tradicionales.

Esta sección, que tengo la gratitud y responsabilidad de coordinar, puede servir de plataforma de contacto entre todos los interesados en estos temas, pudiendo intervenir en ella de muy diversas maneras: aportando artículos de opinión, de investigación, de experiencias, haciendo consultas y recibiendo respuestas, obteniendo información, participando en foros de debates, intercambiando materiales, aportando propuestas, anunciando eventos, etc. etc.

En definitiva, creo que se nos abre una puerta de gran interés que puede aportarnos muchísimo, que nos ofrece enormes posibilidades y de la que podemos obtener resultados insospechados. Como artículo inicial, que sirva de punto de partida para el arranque de esta sección, considero oportuno hacer una somera exposición de la realidad actual del mundo de los ‘trajes típicos’ e ‘indumentos tradicionales’ en Canarias.


De unos años a esta parte, las vestimentas tradicionales han sido uno de los principales focos de atención de la cultura popular de estas islas. Conociendo la acelerada pérdida de identidad que está sufriendo nuestra sociedad (víctima de la influencia del turismo y de los medios de comunicación), ha resurgido en las islas un encomiable interés por los temas tradicionales. En todo esto, las vestimentas tradicionales no se han quedado atrás, constituyendo además un elemento de presencia casi obligada en la mayor parte de las manifestaciones de carácter tradicional: romerías, grupos folclóricos, bailes de magos, teatros costumbristas, deportes autóctonos, etc.

Haciendo un poco de historia reciente, todos conocemos que a mediados del siglo XX cada una de las islas del archipiélago se representaba institucionalmente con un ‘traje típico’ o ‘traje de mago’, si bien el proceso de configuración y confirmación de estos trajes fue diferente en cada isla: en Gran Canaria, Fuerteventura y La Gomera son fruto de creaciones artísticas; en Tenerife, Lanzarote y El Hierro tienen un origen tradicional, aunque están transformados; sólo en La Palma mantienen una relación directa con las auténticas ropas tradicionales que se llevaron en dicha isla. Como vemos, en esta época la mayor parte de las islas se representaba con indumentos que poco tenían que ver con los usos de sus antiguos pobladores, aunque casi todos los canarios sabían diferenciar los trajes típicos de las distintas islas y se veían identificados con el de la suya.

Pero unas décadas después la cosa cambia. Sobre 1970/80 surgen nuevas tendencias en el tratamiento del folclore tradicional (hasta la fecha sometido a un cliché muy encorsetado) que repercuten también en el mundo de las indumentarias. En este periodo se promueven y desarrollan distintas tareas encaminadas a sacar del olvido diversas facetas de la cultura tradicional, haciéndose muy comunes las labores de investigación, el trabajo de campo, el rescate y la recopilación. Muchos de los frutos de estos trabajos (que se desarrollaban de una forma más o menos rigurosa) salen a la luz con las agrupaciones folclóricas y, junto con las melodías, cantos y bailes recuperados, aparecen los nuevos ‘trajes tradicionales rescatados’. La irrupción en el mundo del folclore de estos nuevos indumentos fue y sigue siendo motivo de confusión, de crítica, de discusión, de especulación y de voluntariedad.

Mujeres con ‘trajes típicos’ de las islas en una romería a mediados del siglo XX (foto postal)



Para evitar estas situaciones, a nuestro entender, el estudio y fomento las antiguas indumentarias debe guiarse por cuatro aspectos secuenciados: la investigación (que saca a la luz los indumentos históricos canarios), la divulgación (que publica y difunde los estudios realizados), la reproducción (que intenta confeccionar lo más fielmente posible cada prenda) y el uso (en el que cada individuo se viste). El desarrollo de cada uno de estos cuatro aspectos recae además en entidades bien diferenciadas, que respectivamente serían: el investigador estudioso, el organismo oficial, el artesano y el usuario. Pero es cierto que el orden, los responsables y el tratamiento de las secuencias de este planteamiento teórico se han visto muy alterados en la práctica real y que durante todo el proceso han influido numerosos factores que han complicado y desvirtuado aún más el resultado. Con todo ello, en la actualidad el mundo de las vestimentas tradicionales en Canarias se ha vuelto tan amplio y complejo que se hace muy difícil llegar a conocerlo y comprenderlo.

Precisamente en esta línea, la presente sección de ‘Vestimentas’ de la página ‘Bienmesabe’ puede servirnos de gran ayuda. Al margen de numerosos aspectos que pueden desarrollarse en esta sección con un tratamiento más o menos científico y profundo, a continuación planteo algunos temas generales referidos a la actualidad canaria sobre mundo de las indumentarias.

Vestimentas tradicionales de La Graciosa a mediados del siglo XX. Apréciense los tres tipos de tocados masculinos: sombrero o cachorra, sombrero de empleita y boina (Doña Concepción Hdez.).

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=